Beber agua, pero caliente.

Este es un remedio sencillo y simple, no se necesita ponerse boca abajo, ni ingredientes mágicos ni aguantar la respiración. Basta con beber agua caliente para que desaparezca el hipo.

El hipo se produce a causa de movimientos espasmódicos del diafragma, y el diafragma es sencillamente un músculo aplanado y liso. ¿Y qué haces cuando te da un calambre en un musculo? Pues aplicas calor. Pues lo mismo se puede hacer cuando se tiene hipo.

Se bebe agua caliente y se consigue la relajación de este músculo, y de los nervios que lo gobiernan. De hecho, los que han provado este remedio casero y natural aseguran que si el agua está bien caliente (cuidado con no quemarse), el remedio puede hacer su efecto en menos de un minuto. En 15 segundo aproximadamente.

Así que ya sabes, si tienes hipo siéntate, relájate y toma un vaso de agua caliente. Ya nos cuentas.