Comer pan.

Hay remedios muy conocidos que se utilizan para quitar el hipo y que básicamente consisten por ejemplo, en beber agua o ingerir hielo.

Otro remedio tradicional para quitar el hipo es simplemente comer pan. Pan seco que hay que mordisquear, salivar y tragar.

Con lo que se intenta conseguir en estos caso es sincronizar el diafragma.

La mayor parte de los hipos se producen cuando el diafragma que casi siempre funciona
correctamente (desciende cuando se inhala para ayudar a llevar aire a los pulmones y sube cuando se exhala para poder expulsar el aire de los pulmones) esta descompasado. Si conseguimos regular el movimiento involuntario del diafragma, el hipo desaparece.

Por eso, al beber o al comer (en este caso pan) y al tragar ayudamos a regular el diafragma con la respiración y el movimiento de los pulmones.